Inicio

Dice Aristóteles (un filósofo que vivió en Grecia hace muuuucho tiempo, en el siglo IV a. de C.) que los hombres, las personas, «-ahora y desde el principio- comenzaron a filosofar al quedarse maravillados ante algo». Primero se maravillaron ante los fenómenos sorprendentes más comunes (como un niño cuando ve llover por primera vez); pero, después, al ir progresando poco a poco, se sintieron también perplejos «ante las cosas de mayor importancia, por ejemplo, ante las peculiaridades de la luna, y las del sol y los astros, y ante el origen del Todo». Seguro que conoces esta sensación de perplejidad: todos la hemos sentido desde bien pequeños, aunque muchos, cuando crecemos, la vamos olvidando, tapando. Nosotros y nosotras vamos a intentar, tanto dentro como fuera de clase, despertar y mantener despierta esa perplejidad, esa capacidad de admirarnos ante todo lo que nos rodea. Porque estamos vivos y, como dicen que dijo otro gran filósofo de la antigüedad, “una vida sin reflexión no es digna de ser vivida”.

 Nicole Byon, Kayden + Rain (2013)

Aristóteles, Metafísica, introducción, traducción y notas de Tomás Calvo Martínez, Editorial Gredos, Madrid, 1998, p. 76 (Libro I, Capítulo II, 982b)


Haz clic en la imagen para acceder a mi canal de YouTube titulado «Leyendo Historia de la Filosofía».
Haz clic en la imagen si quieres conocer mi currículum.