Unidad 1. Identidad y convivencia

VALORES ÉTICOS – 3º DE ESO

  • ¿Podemos vivir aislados?
  • ¿Cómo construimos nuestra identidad?
  • ¿Qué es eso de «lo público» y «lo privado»?
  • ¿Cómo elegir «lo correcto»?
  • Los valores y virtudes para la vida en común

ACTIVIDAD INICIAL (para realizar en el cuaderno/portafolio y en la pizarra): 

0) Ordena los siguientes factores según la importancia que les atribuyes en la formación de tu identidad personal: Tu herencia genética / El ambiente familiar / La influencia de la escuela / La relación con tus amigos / El ambiente de tu barrio o pueblo / Personajes famosos de televisión o internet


Redes (16/12/2012) – La adolescencia nos hizo humanos (a partir del minuto 17:25)

ACTIVIDADES sobre el vídeo (para realizar en el cuaderno/portafolio)

1) ¿Cuáles son los problemas mencionados por los jóvenes que aparecen en el vídeo?
2) ¿Te identificas con estos chicos y chicas?
3) ¿Por qué crees que formar esta compañía de teatro les ha ayudado a resolver sus problemas?
4) ¿Se te ocurren otras actividades que ayudaran a lograr ese mismo objetivo?


  1. La construcción de nuestra identidad
  2. Lo público y lo privado
  3. «Lo correcto»
  4. Valores y virtudes para la vida en común

FUENTES principales para la elaboración de los apuntes:
X. Martí Orriols, C. Prestel Alfonso, VAL, Valores éticos 3, Vicens Vives, Barcelona 2016.

Apuntes en PDF: Unidad 1. Identidad y convivencia
Actividades en PDF: Unidad 1. Identidad y convivencia

1. LA CONSTRUCCIÓN DE NUESTRA IDENTIDAD

Las personas somos seres dotados de características físicas, psíquicas y morales que nos diferencian de los demás y que conforman nuestra identidad. No hay dos seres humanos idénticos: todos somos únicos.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

La identidad personal es nuestro modo particular de pensar, sentir y actuar; lo que nos hace seres únicos y distintos a todos los demás.

ACTIVIDADES (para realizar en el cuaderno/portafolio)

5) Reflexiona un momento acerca de qué es lo que hace que tu seas como eres. Anota la respuesta.
6) Responde ahora (SÍ/NO) lo más sinceramente posible al siguiente cuestionario:

¿Seguirías siendo la misma persona si…
… tuvieras otro carácter (más abierto, más tímido, etc.)?
… hubieras nacido con alguna discapacidad?
… hubieras nacido en otra familia distinta?
… hubieras nacido en un país muy diferente al tuyo?
… hubieras tenido amigos diferentes a los que tienes?
… hubieras ido a otra escuela distinta?
… te hubieras criado en un barrio o zona más rica o más pobre?

7) Después de haber realizado la actividad anterior, ¿te sigue pareciendo acertada la respuesta inicial que has dado o cambiarías algo?


La identidad personal la vamos construyendo a diario con nuestros actos. En buena medida somos aquello que elegimos ser.

Por otra parte, somos seres sociales y nuestra vida transcurre siempre en relación con otras personas (familia, amigos, compañeros de clase, profesores…). Esas personas nos acompañan en nuestro crecimiento personal y nos influyen en mayor o menor medida.

Es decir: nuestra identidad es algo que se va construyendo cada día en relación con los demás, pero lo que lleguemos a ser depende fundamentalmente de nosotros.


UN PROYECTO VITAL LIBREMENTE ELEGIDO

¿Es posible elegir nuestra identidad? Nosotros no elegimos nuestro aspecto físico o nuestro temperamento. Hay rasgos y características que nos vienen dados por naturaleza.

«En el lenguaje cotidiano frecuentemente se utilizan los términos “personalidad”, “temperamento” y “carácter” de forma intercambiable; sin embargo, desde la psicología se han establecido límites claros entre estos tres conceptos, que dan cuenta de aspectos diferenciados de la experiencia humana». Alex Figueroba, «Diferencias entre personalidad, temperamento y carácter», Psicología y Mente (https://psicologiaymente.net/personalidad/personalidad-temperamento-caracter-diferencias#!)

Pero el temperamento biológico es solo una parte de nuestra personalidad. Hay otra parte muy importante que sí puede ser modificada por nuestras acciones y decisiones: hablamos del carácter.

Entendemos que el ser humano es un ser libre (al menos en gran medida) que está dotado de voluntad para elegir. La herencia recibida o el ambiente en el que estamos pueden condicionar nuestro comportamiento, pero nunca terminan por anular nuestra libertad.

En gran medida depende de nosotros construirnos una buena personalidad. Por ello, es un ejercicio provechoso pensar qué persona queremos ser, qué valores queremos que inspiren nuestra forma de pensar y actuar

ACTIVIDAD (para realizar en el cuaderno/portafolio)

8) Vamos a pensar acerca de nuestro proyecto vital, acerca de la persona que queremos ser. Para ello vamos a definir los subproyectos que forman de nuestro proyecto vital. ¿Qué debemos hacer para conseguir cada uno de ellos? Haz una breve redacción.


2. LO PÚBLICO Y LO PRIVADO

Nora Rabotnikof, «Público-Privado»

Todos solemos tener claro ese ámbito de nuestras vidas que consideramos nuestro y de nadie más. Se suele manifestar en expresiones como «¡respeta mis cosas», «no entres en mi habitación sin mi permiso» o «yo decido qué hacer con mi vida».

Con esas expresiones solemos señalar ese espacio que consideramos propio y al cual nadie tiene derecho a acceder si no es con nuestra autorización. Ese ámbito se conoce como «privado», e incluye todo aquello que somos libros de pensar y hacer sin que nadie pueda impedírnoslo.

Pero nuestra vida se desarrolla también en otro ámbito: cada día nos solemos relacionar con gran cantidad de personas en la calle, en el parque, en la escuela o en el supermercado. En esos lugares sabemos que tenemos que cumplir ciertas normas que delimitan nuestra libertad. Y es a ese ámbito al que denominamos público.

ACTIVIDAD (para realizar en el cuaderno/portafolio)

9) Pensemos en las actividades que hacemos un día cualquiera de nuestra vida. Anotemos al menos diez acciones que realicemos y reflexionemos, después, sobre cuáles de esas acciones nos afectan solo a nosotros y cuáles afectan a otras personas. Además, pensemos si hemos sido completamente libres haciéndolas o si, en cambio, ha habido alguna norma que limitase de algún modo nuestra libertad. (Por ejemplo: desayunar, hacer algún deporte, etc.)

¿DONDE TERMINA NUESTRA LIBERTAD?

Aparentemente, la cosa es sencilla: en mi vida privada puedo hacer, con ciertos límites, lo que quiera; en el ámbito público, en cambio, tengo que respetar ciertas normas si no quiero verme expulsado del mismo. La cuestión importante es, según parece, distinguir entre un ámbito y el otro.

El problema es que no siempre resulta fácil saber dónde termina lo privado y dónde comienza lo público.

Por ejemplo, si yo quiero hacer una fiesta en mi casa (en mi ámbito privado) y pongo demasiado alta la música, puedo molestar a los vecinos. O si quiero beber mucho alcohol, pero pierdo el control y acabo molestando a otras personas. Hay muchos ejemplos más.

Está claro, pues, que los seres humanos no somos islas, sino que compartimos espacios de muchas maneras y nos relacionamos de múltiples modos con los demás. Por eso es necesario ser muy consciente de que nuestra libertad se encuentra limitada por la libertad de los demás.

ACTIVIDADES (para realizar en el cuaderno/portafolio)

10) ¿Cuáles de las siguientes acciones pertenecen al ámbito público y cuáles al privado? Argumentemos nuestras respuestas
– Cantar en la calle de madrugada
– Asistir a una manifestación
– Colgar fotos en Facebook de alguien sin su permiso
Llevar tatuajes
– Ir en una moto sin silenciador del tubo de escape
– Sacar la basura a deshora 

11) ¿Cuáles de las siguientes acciones -pertenecientes, en principio, al ámbito privado- dirías que no son aceptables? Argumentemos nuestras respuestas
– Fumar o tomar drogas, sabiendo que son perjudiciales para la salud
– Escribir un diario íntimo al que nadie tenga acceso
– Dejar de estudiar cuando cumplas los dieciocho años aunque tus padres no quieran
– Dar tu número de teléfono a todo el mundo que te lo pida


3. «LO CORRECTO»

En el ámbito privado, esto es, en aquellas acciones que solo afectan al que las realiza, cada uno es libre de actuar como prefiera, siempre y cuando asuma la responsabilidad de sus actos. Ser responsable significa ser capaces de justificar nuestros actos -de dar razón de los mismos-, así como de asumir las consecuencias que dichos actos puedan tener para nosotros o para otros, reparando los posibles daños que hayamos podido causar. Hacer un uso responsable de nuestra libertad implica tratar de conocer bien las consecuencias de nuestros actos, para así elegir las opciones que consideremos más correctas. La ética puede ayudarnos a encontrar la mejor manera posible de comportarnos.

En el ámbito de lo público la cosa se complica: en las relaciones con los demás, la ética sigue siendo muy importante, pero muchas veces no es suficiente para resolver los conflictos que se producen entre distintas personas. Por ejemplo: un conflicto entre dos personas que se disputan un terreno que ambos creen que les pertenece; o un conflicto entre una comunidad de vecinos y una empresa que les ha prestado un servicio que ellos consideran insatisfactorio, etc. Hay casos en los que tienen que entrar en juego el derecho, cuyo objetivo es que se cumpla la ley entendida como la garantía de nuestros derechos como ciudadanos.

CONFLICTO ENTRE LEY Y MORAL

En principio parece claro: nuestra vida privada se rige por la ética y la esfera pública por el derecho. Pero, a veces, puede pasar que haya leyes que vayan en contra de la moral particular de algunas personas. Y, al contrario, puede darse el caso de que siguiendo sus normas morales un individuo incumpla la ley. Por ejemplo: hay países en los que la pena de muerte es legal, a pesar de que a muchas personas les parece inmoral; algunas personas consideran que no tienen que pagar impuestos porque parte de ese dinero se destina a gastos militares y eso va contra su moral; otras personas deciden llevar modos de vida alternativos que chocan con las regulaciones y la legislación del Estado, etc.

¿Qué debe hacerse en estos casos de conflicto entre la moral y la ley? Existen dos posiciones distintas y enfrentadas:

  • Pensar que la ley es lo más importante y que debe estar por encima de la moral. Así, si una ley ha sido votada por una mayoría democrática, todos estamos obligados a cumplirla, aunque vaya contra los principios morales de algunas personas.
  • Pensar que las leyes deben basarse en los principios morales y que, cuando esto no ocurre, los ciudadanos tienen derecho a desobedecerlas.

Parece evidente que las leyes están para cumplirlas. Pero parece también evidente que las leyes necesitan contar con una aceptación mayoritaria de la ciudadanía si pretenden ser eficaces. Y esto solo es posible si las leyes se basan en valores morales ampliamente reconocidos tales como la libertad, la igualdad y la justicia.

ACTIVIDADES (para realizar en el cuaderno/portafolio)

12) Analiza las dos situaciones siguientes e indica cuál es el conflicto entre el ámbito privado y el público y cómo resolverías dicho conflicto:

-Ley antitabaco: esta ley impide fumar en todos los establecimientos públicos (bares, restaurantes, cines, teatros…). Algunos dueños se quejan porque la ley ahuyenta a los clientes fumadores. Algunos clientes fumadores también se oponen porque se sienten discriminados y piensan que se vulneran sus derechos.

– Cámaras de videovigilancia: en algunas calles, locales comerciales y centros escolares se han instalado cámaras para evitar robos, actos de violencia y otros problemas. Hay personas que piensan que esas cámaras atentan contra su privacidad porque permiten saber lo que están haciendo todo el tiempo.


4. VALORES Y VIRTUDES PARA LA VIDA EN COMÚN

Una gran parte de nuestra vida se desarrolla en lo que hemos llamado el ámbito público: compartimos la vida con otras personas en clase o en el recreo; en la calle, en los parques, en las bibliotecas, en las piscinas públicas… Asimismo, y cada vez con más frecuencia, en las redes sociales. Entendemos que en cada uno de estos lugares debemos respetar unas normas que no podemos elegir, que nos vienen impuestas. Pero esas normas no son arbitrarias: son la expresión de unos determinados valores éticos que tienen como finalidad hacer posible la convivencia entre personas diferentes. Algunos de estos valores más importantes son, como sabes, el respeto, la responsabilidad, la justicia o la solidaridad.

Por otro lado, si queremos que estos valores puedan convertirse en realidad, es necesario el cultivo de ciertas capacidades o virtudes éticas como la sinceridad, la prudencia, la generosidad o la lealtad.

ACTIVIDADES (para realizar en el cuaderno/portafolio)

13) En parejas, vamos a trabajar sobre estas situaciones. ¿Cuál sería la mejor manera de resolverlas? ¿Qué valores o virtudes serían los más adecuados para ello? Podemos usar el diccionario.

  • Una amiga comienza a ir con un grupo de personas que creo que son una mala compañía y no sé si decírselo o no, pues probablemente no le siente bien.
  • Un profesor va a castigar a un compañero por algo que no ha hecho y yo no sé si levantar la mano o no para intervenir.
  • Una amiga me invita a subir a su moto, pero no tiene casco. Creo que es peligroso montar en moto sin casco.
  • Veo que dos compañeros se están peleando.
  • Un amigo me ha prestado su videoconsola y se la he roto sin querer.
  • En un examen, un compañero que no estudia mucho pero que me cae bien me pide que le ayude a copiar; otro compañero que me cae peor me pide lo mismo.

14) En clase y en común, vamos a analizar la letra de algunas canciones que nos gusta escuchar desde la perspectiva de los valores éticos. Respondamos a las siguientes preguntas: ¿qué tipo de actitudes se describen en la canción elegida? ¿se promueven valores éticos -que hacen posible la convivencia entre personas diferentes- en la misma? ¿Por qué?


CUESTIONES PARA REPASAR LOS CONTENIDOS:

  1. ¿Qué es y de qué manera se construye la identidad de cada persona?
  2. ¿Qué diferencia hay entre el ámbito privado de la persona y el ámbito público? Explícalo mediante ejemplos.
  3. ¿Qué relación hay entre estos dos ámbitos -el público y el privado- y los conceptos de ética y derecho?
  4. ¿Qué dos puntos de vista hay para resolver aquellas situaciones en las que se da un conflicto entre la moral particular y la ley?
  5. Redacta un breve texto en el que justifiques la necesidad de los valores y las virtudes éticas para la convivencia entre personas diferentes. En él deben aparecer al menos dos valores y dos virtudes.
  6. ¿Qué es lo que más interesante te ha parecido de este tema? ¿Por qué?
  7. ¿Qué es lo que menos interesante te ha parecido de este tema? ¿Por qué?
  8. ¿Te hubiera gustado tratar alguna otra cuestión o profundizar en alguna de las cuestiones tratadas? ¿En qué/cuáles?